febrero 22, 2009

Puedo...




Puedo ponerme cursi y decir que tus labios me saben igual, que los labios que beso en mis sueños. Puedo ponerme triste y decir que me basta con ser tu enemigo, tu todo, tu esclavo, tu fiebre, tu dueño y si quieres también puedo ser tu estación y tu tren, tu mal y tu bien, tu pan y tu vino, tu pecado, tu Dios, tu asesino o tal vez esa sombra que se tumba a tu lado en la alfombra, a la orilla de la chimenea a esperar que suba la marea. Puedo ponerme humilde y decir que no soy la mejor, que me falta valor para atarte a mi cama. Puedo ponerme digna y decir "toma mi dirección, cuando te hartes de amores baratos de un rato, me llamas" y si quieres también puedo ser tu trapecio y tu red, tu adios y tu ven, tu manta y tu frío, tu resaca, tu lunes, tu hastío o tal vez ese viento que te arranca del aburrimiento y te deja abrazado a una duda en mitad de la calle y desnudo. Y si quieres también puedo ser tu abogado y tu juez, tu miedo y tu fe, tu noche y tu día, tu rencor, tu por qué, tu agonía o tal vez esa sombra que se tumba a tu lado en la alfombra, a la orilla de la chimenea a esperar que suba la marea. O tal vez ese viento que te arranca del aburrimiento y te deja abrazado a una duda en mitad de la calle y desnudo. O tal vez esa sombra que se tumba a tu lado en la alfoimbra, a la orilla de la chimenea a esperar...

febrero 16, 2009

Retomando...


Por fin! De vuelta en Santiago... retomando el aire capitalino después de un par de semanas perdida por el mundo. En verdad lo necesitaba, aunque para ser honesta no sé bien si lo necesitaba por cansancio, o por querer arrancar de algo... creo que la segunda opción sería la más correcta en mi caso. Necesitando reorientar mis pensamientos quise volar unos días, y despejar mi mente frente al mar, esperando que las olas se llevaran, junto con la arena, mis deseos de saber de ti, y de pensarte.
Ahora vulevo a mi realidad... vuelvo a mirar las noticias y todo es accidentes, y problemas económicos, y calor. Vuelvo a mirar mi cuarto y todo es desorden y roperos y cremas y cama desarmada. Miro a mi alrededor y noto que en verdad nada ha cambiado; quizás por algún momento todo se detuvo, pero ahora vuelve a andar. Y mi mente vuelve a jugar conmigo. Mis pensamientos vuelven a la confusión, y las decisiones tomadas se vuelven a desvanecer.
En fin... tantas cosas por hacer. Las vacaciones acabaron, y desde hoy debo buscar un trabajo, juntar dinero, comprar una casa, ahorrar... en resumen, debo hacerme adulto. Supongo que hay cosas que, de cierta forma, ya decidí, y ahora tengo que hacerme cargo de dichas decisiones, aunque eso me signifique dejar mis sueños atrás... dejarte ir. Tú me dejaste ir primero, y ahora prometí mi futuro a otro ... ¿qué me queda ahora? Retomar lo que me queda de vida, y hacerla una feliz historia... aún cuando tú ya no estés en ella.
Volví de mis vacaciones, y debo comenzar a vivir como la mujer que soy. Hay tanto por hacer, y a veces tan poco tiempo para hacerlo... y de la nada apareces tú y me dices que aún hay posibilidad.... ¿quedan cenizas aún? Qué más da. Las cenizas, por más que aún calienten, cenizas son, y el viento se las llevará cuando sople fuerte, y volarán por el aire, y nunca más serán algo concreto... siempre serán cenizas. Siempre seremos cenizas, y el viento nos llevará donde no queremos ir, y volaremos lejos el uno del otro, y ya no seremos más lo que una vez fuimos... ¿por qué esforzarse entonces? Mejor vivamos lo que nos queda de vida, llenemos nuestros días de alegrías pequeñas, con lo poco que tenemos. Seamos amigos y riámonos de nosotros mismos y de lo que fuimos y no podremos ser...
Ok, retomo mi vida... retomo mis sueños, lo que me quedan... y miro hacia adelante. Comienza mi nueva vida, una sin ti, una donde tú vivas en mi memoria y en un cajoncito especial guardado en mi corazón. Miro hacia mi futuro, y proyecto mi historia... ya no contigo, con otro que me hará feliz, o que por último lo intentará... y yo intentaré hacerlo feliz también, intentaré amarlo como a ti te amé alguna vez, intentaré ir sacandote de mi mente poco a poco... lo intentaré...
Se acabaron mis vacaciones.... ahora comienza mi vida...

enero 26, 2009

Confesiones de una bruta...



En fin... son las 21:56. Está a punto de acabarse un nuevo día, y nuevamente la única imagen que tengo en mi mente es la tuya. Y por algún estupido motivo nuevamente me encuentro esperando alguna señal que me diga que tú haces lo mismo que yo. Me siento extraña. Siento que nada de lo que debiera estar haciendo, está saliendo bien. Estoy a 2 días de desaparecer del mapa por unos días, y en alguna pequeña parte de mi cabecita, me niego a partir y a perder tiempo disfrutando la vida sin saber de ti.

Que bruta!! Que desastrosa yo. Tengo todo lo que necesito para sentirme bien y estabilizar mi vida, pero mis emociones nuevamente me traicionan y tu iamgen vuelve a aparecerse en mis recuerdos, como una maldición. ¿Por qué se me ocurrió la brillante idea de no borrarte de mi vida, de mis contactos, de mis registros, creyendo que podríamos ser los mejores amigos de la vida, haciendo caso omiso de la lucesita que debiera prevenirme de cometer el peor error de la vida? No, en definitiva no sirvo ni siquiera para seguir mis propias ordenes. Y ahí sigues... todavía registrado en mis contactos, con tus fotos a la vista de mis sentidos, hablándome de tus sentimientos como si nunca hubiésemos puesto fin a esta historia... confundiendo mi mundo de forma categórica.

Sí, es mi culpa. Todos dicen lo mismo, y todos tienen la razón. ¿Y de qué me sirve saberlo si por más que lo sepa, y por más que sepa lo que tengo que hacer contigo, no lo haré? No puedo sacarte de mi vida... no puedo, no quiero, no tengo la fuerza de voluntad suficiente. No quiero dejar de hablarte, no quiero dejar de mirarte, no quiero dejarte ir... no quiero!

¿Soy muy tonta? Sï, claro!

Me confundes... no sabes cuanto me confundes. No quiero equivocarme nuevamente. ¿Cómo saber cuál es la decisión correcta? Quiero correr a tus brazos, pero no soy capaz de volver a soportar la distancia. No quiero sentirme insegura nunca más, no quiero sentirte lejos de mí... Quiero tenerte conmigo... pero no puedo alejar a quien me acompaña ahora, quien se ha preocupado de mí todo este tiempo, quien me ayudó a dejarte ir y ha sido mi compañía, mi amigo, mi ayuda, mi amor...

¿Puedo amar a dos hombres a la misma vez? ¿Alguien podría darme una respuesta, o mejor aún, una solución? Puedo amarte a ti, apasionarme por ti, y a la vez amarlo a él... pero no puedo tenerlos a ambos... ¿Cuál es la opción? ¿Cuál es tu opción?
No puedo tenerte... nunca sé si tú vas a regresar, y no puedo esperar más...
Son las 22:32, y sigo pensando en ti...

enero 24, 2009

Definitivo!

Este adiós, no maquilla un "hasta luego",
Este nunca, no esconde un "ojala",
Estas cenizas, no juegan con fuego,
Este ciego, ya no mira para atrás,
Esta loca ya no muere por tu boca,
Estos ojos se cansaron de llorar;
La esperanza se ha cansado de esperar…

enero 21, 2009

Resignación...


Mejor es la cama extendida que tu ausencia a mi lado;
mejor sus besos que tu nombre en mi boca.
Y yo primavera y otoño en menos de una hora.
Mientras lo conozco, se va uniendo a mi olvido.

Esto es un tornillo, un espiral, un círculo...
Esto de no tenerte y buscarte en pechos desconocidos;
en un nombre que no recuerdo, en un viento en el que no vuelvo.
Es un punto más a la lista de fracasos que guardo en el cajón... junto a tu recuerdo

enero 20, 2009

Esta vez cumplo...

"... te doy la espalda, empiezo a andar... pero no dejo de pensar"

Creo haber contado más de 100 las veces que me dije a mísma "nunca más la volveré a escuchar...", pero por algún tonto motivo, volvía a mí su melodía, y sus palabras parecían salir de mi boca como la promesa que jamás podré hacer...

Creo que nunca había logrado llorar con una canción, y creo también que nunca había quebrado tanto mi corazón con una melodía. Pero gracias a ti fue posible. Gracias a tus palabras logré sentir que una canción había sido escrita exclusivamente para mi. Lástima que debía ser la más triste de todas...

Creo que 100 veces más lo pensé: "Sí, juro que nunca más volveré a hablar del tema... porque aunque no quiera todo terminó". Lo juré unas cuantas veces más... y cargué con el silencio. Sin embargo, noto con verguenza que mis promesas parecieran no ser tan fuertes como mis deseos de saber de ti, de decirte mil cosas que a estas alturas no valen la pena, pero que siguen pesando como el primer día.

"Cada quien mañana pegará la vuelta hacia sus destinos, sin decir adiós". ¿Adiós? ¿Cómo decirte adiós? ¿Cuándo decirte adiós? ¿Cómo alejar algo que no tengo? Pegaré la vuelta, sí... ¿hacia mi destino?, quizás... ¿Decir adiós?, lo quisiera con todas mis ganas... Pero ya lo ves. Aquí estoy, nuevamente oyendo la banda sonora de mi corazón, prometiendo al aire una vez mas que esta vez sí lo haré, sí dejaré de hablar del tema...

Esta vez sí... esta vez puedo hacerlo. Esta vez puedo decirte adiós y no romper en llanto. Esta vez puedo evitarte y no sentir que mi mundo se desmorona. Esta vez sí puedo mantenerme en pie mientras veo tu sombra alejarse de mí. Esta vez puedo hacerte frente y decir NO... Esta vez sí quemaré tus palabras y las cenizas las tiraré al mar, y tu recuerdo... ¿?

No te mentiré... tu recuerdo lo dejaré conmigo. Lo guardaré como el mayor de mis tesoros en una cajita de cristal, donde podré verlo cuando quiera, pero ya jamás me hará daño. No te prometo que te olvidaré, porque te mentiría. Pero esta vez sí juro que no me harás más daño... Esta vez sí te daré la espalda y comenzaré a andar, y tomaré lo que me queda de destino y haré algo hermoso de él... y cada vez que pueda, te recordaré... y pensaré en lo que pudimos ser... y te volveré a amar.

Esta vez sí lo haré...

"Esta historia acaba porque nunca comenzó"...
video

enero 19, 2009

Cuando olvidar se convierte en un don...


¿Te olvidaré alguna vez?
Claro que lo haré...
Te olvidaré cuando cambies tu forma de mirarme y tu risa sea tan confiable como el peor de los venenos.

Cuando se deje de erizar mi piel, al rozar la tuya.
Cuando pase eso, sin lugar a dudas olvidaré..

Te olvidaré cuando el sol deje de brillar, dejare de ver tu rostro cuando mi mente no pueda volar... Olvidaré tus manos cuando ya no las sienta, cuando sienta que es mi ultimo día, a lo mejor... Olvidaré esos ojos llenos de ilusiones cuando los míos no puedan ver...

Te olvidaré cuando mi ser deje de ser...
y ni siquiera ahí, porque eres parte de mi, y en mi alma estarás.
Y te darás cuenta... y solo ahí entenderás...

... y así comienza


muy bien... aquí vamos.
no entiendo bien la necesidad de tener que expresar los pensamientos que giran sin parar en mi cabeza, pero creo que mi temor a volverme loca de tanto pensar fue más fuerte, y aquí estoy...

resulta curioso que, teniendo tanto que decir, no se me ocurre como comenzar... tantas palabras y ninguna coherencia.

supongo que tendré que esperar un poco mas...